Detalle del libro
Bibliografía   |    Vuelve a la página anterior   |    ¡Valora el libro!

SEMINARIO IV (1956-1957): Las relaciones de objeto

¡Se el primero en valorar este libro!
comentado por: majose el 30/05/05 - 12:34

 Autor/es: Jacques LACAN
 Editorial: Paidós, 1994. ISBN: 84-493-0087-8       fecha edición:
                 Publicado en francés, ed. Seuil, 1994; versión establecida y acortada, respecto a otras transcripciones, por Jacques-Alain Miller.

En este seminario Lacan se opone a la concepción de las relaciones de objeto en psicoanálisis como una cuestión dual y directa, desde esta perspectiva el sujeto se construiría en base a una subjetividad guiada por el Principio de Placer y accedería a lo real poniéndose en juego el Principio de Realidad a través de las frustraciones reales que el niño sufre por parte de la madre o los adultos. La técnica analítica consistiría en rectificar la subjetividad del individuo para adaptarla a la realidad, cuya medida estaría dada por el psicoanalista.
Frente a esta posición Lacan recuerda algunos de los parámetros freudianos más importantes como el hecho de que si bien existe una diferencia entre el Principio de Placer y el Principio de realidad, en tanto el primero buscará la identidad de percepción de aquel objeto que fue placentero, y el segundo lo buscará por la vía de la identidad de pensamiento, ambos tienen un mismo cometido: el reencontrar aquel objeto de satisfacción mítico, del cual sólo quedan sus coordenadas Imaginarias (imagen) y Simbólicas ( significantes). Esto sin olvidar la repetición del trauma en la que se inserta el automatismo de repetición de los sujetos y que cuestionaría en sí mismo la reducción de la cuestión a la oposición Principio de Placer- Principio de Realidad.
Así pues, el objeto, o la relación al objeto, Lacan la situará, en este seminario, a un objeto perdido y buscado a través de esas coordenadas (Imaginario, Simbólico, Real) y en cuyo camino se instituye un sujeto de deseo con sus correspondientes preferencias libidinales y en una inercia de repetición que nos hablaría de aquello que insiste.
Desde esta introducción Lacan realizará un análisis detallado de lo subyacente en cualquier síntoma, así como en la constitución de toda subjetividad y que no es sino la matriz que comporta la aproximación estructural y temporal de las fantasías inconscientes que Freud encuentra en su clínica. Provisto del texto “Pegan a un niño” y su “esquema L” Lacan ubica cada uno de los personajes del fantasma en su función intersubjetiva dentro de este esquema, así como su posterior reducción a la línea dual, primero imaginaria y al final totalmente desubjetivada. Es este desglose lo que le permite diferenciar netamente y, a su vez aclarar la frase de Freud, “la perversión es el negativo de la neurosis” . El perverso queda fijado, vía metonimía, a esa última frase-fase, la impersonal, no por ello sin recoger la carga libidinal que comporta la segunda. Es lo que Lacan muestra a través del caso de “la homosexual femenina”. En la neurosis, se hace necesario mantener, vía metáfora, toda la estructura intersubjetiva del primer tiempo, so pena de entrar en crisis, como lo demuestra Lacan en el “caso Dora” y en la fobia del “caso Juanito”.
Como forma diferencial de estos dos extremos de la estructura: la perversión (fijación al objeto) por un lado, y, su inverso, la fobia (huída del objeto), Lacan introduce la función del objeto transicional de Winnicott, como una posibilidad estructural de creación del objeto, entre lo interno y lo externo, entre la separación necesaria y la fijación libidinal que implica el deseo sin recurrir, por ello, a lo patológico.